miércoles, 15 de abril de 2009

Cuando estés triste


Cuando estés triste
y una pena del alma quieras soltar,
allí debajo del cielo,
al lado del mar,
es donde a tu padre
podrás encontrar.
Si es posible cerca de un bosque,
más alto,más bajo,
te puede escuchar,
le cuentes tus penas,
para consolar.
Si es al lado de un rió,
te invito a llorar-
las penas que tengas,
para descansar.
Todos necesitamos
dejar nuestras lágrimas
en algún lugar,
que se evaporen y esfumen,
para recoger nuevos alientos,
y caminar por nuestras pesadas vidas,
e ir más allá, en busca
de un fin tierno que se hace esperar.
Puedes contarme en cualquier lugar,
también alegrías, también tu bondad,
de esa hija mía,
que suele abrasar,
cuando esa llama suya,
suele despertar.
Allí,en la orilla,debajo del cielo,
al lado del mar,
es donde tu padre,
te puede esperar.

2 comentarios:

bichita23 dijo...

Lo tomo para mí, lo hago mio, necesito al padre que ofrece su espacio para ahogar las tristezas de ese ser amado y mimado, me anima, me hace pensar que tal vez mi padre si estuviese me diría lo mismo

Cariños tiernos

Paco Alonso dijo...

bichita, tomalo para ti,es para mi un regalo inmenso que te haga sentir así.
Si tu padre estuviese, seguro te diría algo así o parecido.
Un abrazo paternal