sábado, 11 de julio de 2009

INTELEGENCIA EMOCIONAL, ¡ YA !


Dicen los expertos que la inteligencia emocional es alinear la razón y la emoción.

Supone aprender a conocerse a uno mismo, comprender el porqué de muchos de nuestros comportamientos y actitudes, posibilitando nuevas opciones para disfrutar mejor de la vida,

¿Que importante, ¿verdad?

Pues sí, pero nunca nos dieron clases de inteligencia emocional. Muchos de los problemas del mundo actual son debidos a esa carencia, tanto en líderes sociales como en ciudadanos como nosotros.

Pero ¿ se nace o se hace la inteligencia emocional? Aunque hay personas que debido a su experiencia de la vida han aprendido esta asignatura de forma "natural" , lo cierto es que es posible formarse en ello y aprender a emplearla de manera habitual, ¿Te interesa?

CI versus IE

¿Recuerdas aquel test de inteligencia que nos hacían en el colegio? Eran pruebas que medían nuestro cociente intelectual, el CI (IQ en inglés) y en general servían para que supiéramos que no éramos especialmente "inteligentes", discriminándonos frente a los privilegiados "superdotados" Pues bien, frente a esa inteligencia que demuestra nuestra capacidad intelectual, la emocional ha sido infravalorada hasta hace unos pocos años. En la actualidad se reconoce que la inteligencia emocional es tan importante como la otra, y en las empresas se buscan personas especialmente dotadas en ese ámbito.

6 emociones básicas

Las emociones rigen nuestra vida en buena parte, de manera que es importante reconocerlas, interpretarlas y saber cómo utilizarlas con las actitudes adecuadas. Las seis emociones innatas que tiene el ser humano son: el miedo, la tristeza, el enfado, el asco, la sorpresa y la alegría. El miedo y la tristeza son emociones que nos van a dar mucha seguridad si las controlamos: Controlando el enfado y e asco obtendremos serenidad.

La sorpresa y la alegría bien gestionadas nos ayudan a conseguir la superación.

Las emociones básicas se pueden manifestar con una carga negativa. El miedo con la angustia; la tristeza con la apatía el enfado con la ira; el asco con al repulsión; la sorpresa con la parálisis, y al alegría con la falsa euforia. Estas cargas se pueden canalizar adecuadamente si se conoce cómo se gestiona las emociones.

Gestionar el enfado

"No siempre que nos enfadamos estamos realmente enfadados; muchas veces es la forma que tenemos de expresar otras emociones". Cuando se produce un enfado, deberíamos tratar de "leer" qué nos está indicando esa emoción y saber qué necesidad se esconde detrás. Además hay que tener la habilidad de, en el momento en que se produce una descarga emocional, dar paso a la razón, para disolverla. "El ser humano está diseñando de manera que las emociones desagradables duran cuatro horas y las buenas dos", con lo que los ratos amargos de nuestra vida son más extensos que los agradables.

Comprender el amor"No me quieres", decimos a veces cuando una persona a la que amamos no nos corresponde como nosotros esperamos.

La inteligencia emocional nos descubre que no todo el mundo siente el amor de la misma manera. Además de las emociones básicas, el ser humano cuenta con una serie de sentimientos que son más complejos, como es el caso del amor, al que cada uno va dando características específicas según su experiencia el al vida. Por eso no hay dos personas que quieran igual, ya que la cantidad y proporción de ingredientes con los que se construye el amor es muy diferente. Comprender este simple concepto nos puede ahorrar más de un disgusto con nuestra pareja.

Sentimientos de culpa y resentimiento

Otras dos reacciones muy dañinas que se trabajan en inteligencia emocional son el sentimiento de culpa y el resentimiento. Lo que es preciso saber es por qué se producen. A veces sucede que idealizamos a una persona y no vemos sus defectos. Si nos falla, es decir, si no se ajusta a la imagen que tenemos de ella, nos reconsideramos defraudados. Para luchar contra el resentimiento hay que rebajar las espectativas que tenemos de los demás y comprender que los más perjudicados somos nosotros al sentirlo, pues nos vamos corroyendo por dentro con una carga emocional negativa, mientras la otra persona quizás ni es consciente de ello. El sentimiento de culpa está reaccionado también con las expectativas, en este caso, sobre nosotros mismos. Es muy habitual, sobre todo en aquellas personas especialmente perfeccionistas, que tengamos un listón muy alto en cuanto a cómo somos y cómo debe ser nuestro comportamiento. Cuando cometemos un error, nos "fustigamos" metafóricamente, porque la imagen que nos habíamos hecho de nosotros mismos no se corresponde con la realidad.

¿Qué podemos hacer en este caso? Por un lado, bajar el listón, y, por otro, tratar de comprendernos y, sobre todo, asimilar que somos seres humanos y que nos equivocamos como los demás. Gestionar adecuadamente tanto el resentimiento como el sentimiento de culpa nos ayudará a se más felices y a vivir con menos cargas emocionales dañinas.

La importancia del compromiso

"Dijiste que me llamarías y no lo has hecho" es uno de los reproches más habituales en pareja, y suele conllevar mucha insatisfacción. La responsabilidad del compromiso está siendo infravalorada en nuestra sociedad. Si. hace unos cuantos siglos, "dar la palabra" era sinónimo de sentido el honor, hoy día ese concepto se ha perdido.Damos y rompemos nuestra palabra continuamente sin ser conscientes de lo que ello supone. "El problema es que nos comprometemos con mucha ligereza, y no nos damos cuenta de que rompiendo la palabra vamos a pagar un precio muy alto: baja nuestra autoestima, pérdida de confianza y respeto por parte de los demás...Muchas relaciones se rompen por esta causa" No sólo los compromisos son con lo demás sino con nosotros mismos afectan a nuestra autoestima. Todas esas promesas que nos hacemos a primeros de año -los famosos "propósitos" (dejar de fumar, aprender inglés, ir al gimnasio)- provocan pérdida de autoconfianza cuando no se cumplen. Ante esto la inteligencia emocional nos aconseja evitar los "debería" o los "tengo que" que nos imponemos y apostar exclusivamente por los "quiero". Seamos realistas: si no quieres dejar de fumar no lo vas a hacer. No merece la pena martirizarse con promesas a incumplir, que sólo sirven para restarnos energía.

La escucha activa

ay quien dice que el ser humano tiene dos orejas y una sola boca para escuchar más y hablar menos. Pero lo importante es que esa escucha sea "activa", es decir con los cinco sentidos. Uno d los problemas más habituales hoy día es que "oímos" pero no "escuchamos activamente".Cuantas veces estamos ante un interlocutor que nos está hablando y nosotros estamos pensando más en la respuesta, en lo que vamos a decir a continuación, que concentrándonos en lo que esa persona nos quiere trasmitir. Esto proboca que nos perdamos mucha información de utilidad; escuchar es gratis, pero no escuchar puede salir muy caro.

Juzgar y prejuzgar

Es un deporte universal. De hecho, se dice que en siete segundos nos hacemos una imagen de una persona. Y a veces es juicio previo, esa etiqueta que le hemos puesto, pasa a ser una sentencia, con independencia de su comportamiento. El resultado de esta "deformación mental" que nos hacemos de alguien es que perdemos la posibilidad de conocerle realmente. "Hay una frase que utilizamos mucho en la escuela de inteligencia-: si ves algo de alguien que te gusta, imítalo; si ves algo d alguien que te desagrada, pregúntate qué tiene que ver contigo". Y es que ese típico refrán: "Es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que l viga en el nuestro" es una auténtica realidad. También somos jueces y censores de nosotros mismos; "Yo es que soy así" nos sirve en muchas ocasiones para excusarnos de nuestro comportamiento, sin darnos la oportunidad de modificar nuestra actitud.

8 comentarios:

Karol_a dijo...

Qué interesante entrada Paco.
Sí es así como lo dices. sencillamente.
Y es muy cierto eso de que se suele decir"es que yo soy así", pues no, el noventa por ciento de ese yo soy así, se puede cambiar, esa frase es el típico tópico, la gente mejora, progresa, se educa, aprende, etc etc, y en cuanto a la inteligencia emocional pues también escierto que nos enseñan matemáticas y demás pero no hay una escuela donde nos enseñe el arte de equilibrar la razón y las emociones y eso es muy importante sí, pero sumamente difícil, pues si eso fuera así exactamente seríamos parte de la robótica y nada más lejano, en fín es un tema muy complejo. Intentaremos mejorar y limar nuestros grandes defectos que ya son innatos con el ser humano, no somos perfectos, pero si medianamente razonables y dueños de nuestros actos.
Un beso Paco.

€_r_i_K dijo...

A menudo me resulta fácil utilizar ese tipo de inteligencia, haciendo casi todo como ejercicio de emociones, ocupando y exprimiendo "tiempo" para mí solo, hablandomé a mí mismo bajito, intentando saber que es más importante la tranquilidad que la razón, porque de lo segundo, con saber que la tienes es suficiente, no necesitas que nadie te lo confirme....


Abrazos.....

Estela dijo...

Hola Paco:

Es una maravilla venir a tu blog..siempre aprendo me voy con la sensacion de salir de aqui un poco mas rica espiritualmente...Yo creo que la inteligencia emocional se aprende a lo largo de la vida ya que va unida a la espiritual..conozco gente muy inteligente pero que a nivel espiritual están en parbulitos entonces esta inteligencia no está bien empleadada y puede volverse dañina..por lo de sentido de culpa yo siempre lo he llevado conmigo por cosas de la niñez aunque cada dia voy aprendiendo un poco mas a valorarme y no sentirme tan culpable porque este sentimiento te hace muy bulnerable...y en general vivimos en un mundo egoista y las personas que nos movemos a traves del los sentimietos lo sufrimos mucho mas porque tenemos tendencia a meternos en la piel delos demas y es como si llevaramos los pecados del mundo...por mi caracter lo he sufrido pero tambien me he enriquecido y aprendido de cada error que he cometido en mi vida.


PD: un dia de estos publicare el premio que me diste esoy muy agradecida.. pero me dieron varios y los voy publicando por orden es cosa de que no tengo demsiado tiempo pero lo hare..

Un abrazo y gracias por estas reflexiones tan sabias!!!

Paco Alonso dijo...

Grcias Karol: tus comentarios son toda una entrada de la mayor calidad, los cuales me aníman a seguir escribiendo.
besos

Paco Alonso dijo...

Bien, así lo entiendo yo tambien, amigo Erik.
Un placer tus cmentaios
saludos

Paco Alonso dijo...

Estela, una maravilla tambien tenerte entre mis amistades´
besos

Siab-MiprincesaAzul dijo...

uuff alinear la razon con la emoción .... esto si q me cuestaaaaaa
un beso

depiesacabeza dijo...

Esto no lo sabia, y si es asi, muchas empresas al entrevistarte te hacen preguntas fuera de lo que confiere al ambito laboral, mas de una vez me dije a mi misma que pasa aca? jajaja...es raro


Ellatemira*